p style=”text-align: justify;”>Al pan, pan. Al vino, vino. Y al queso, quesos de todas las variedades existentes. Eso sí, todos asturianos. La XXII Feria de los Quesos Artesanos d’Asturies reunió ayer a los mejores queseros de la comunidad autónoma en una jornada que duró hasta bien entrada la noche, momento en el cual hubo tiempo para una tradicional verbena.

Pero antes que todo eso, aquellos que se acercaron hasta la Foz de Morcín pudieron disfrutar de una degustación gratuita de quesos asturianos. “Hemos venido aquí por primera vez”, destacó Eduardo Gómez. “La feria está muy bien, porque hay quesos que no conocíamos y que hemos probado y otros que aunque si los conocíamos, nunca hemos tenido la oportunidad de saber si nos gustan o no. Además los precios son bastante buenos, así que nos llevamos dos quesos que nos han encantado”.

Por otra parte, los asistentes pudieron ver por la mañana como es la elaboración del queso Casín y del Afuega’l Pitu. Acto que corrió a cargo de la artesana Maribel Álvarez de Campo de Caso y de Margarita Mier, de las Mazas.

El acto más atrevido, por eso de no saber muy bien si “lo que vas a probar es de tu gusto o no” fue la cata ciega de quesos asturianos. Un certamen en el que los concursantes debían identificar el nombre de las seis variedades queseras asturianas que eran dadas a degustar en pequeñas porciones. Pero probar los quesos no fue todo, lo mejor fue la recompensa por ganar. Un excelente lote de quesos que otorgaba la Hermandad del Probe, organizadora del certamen.

Durante el transcurso de la mañana los actos se fueron sucediendo en la carpa instalada en las proximidades del polideportivo de Morcín hasta que llegó uno de los actos más esperados. El hermanamiento entre el concejo de Sobrescobio, pueblo ejemplar del 2010 y La Foz de Morcín, que recibió este mismo galardón en el 2009. Si bien el alcalde del municipio coyán no pudo estar presente en el acto, sí hubo representación del municipio en el intercambio de presentes que se llevó a cabo en el escenario de la carpa.

Acto seguido se hizo entrega del premio al Meyor Quesu 2010 d’Asturies a la Quesería La Peral. Igualmente se hizo entrega de los premios de la cata ciega de quesos, el maratón de tute La Probe, el Torneo de Bolos y el concurso de tortilla de patata.

Durante todo el día también hubo en la carpa de este certamen artesanos de otras materias como el cuero que hicieron las delicias de grandes y pequeños. No faltó tampoco la miel y las mermeladas dentro de esta jornada gastronómica.

Todo ello sirvió de aperitivo para la comida de hermandad que se celebró al mediodía y en la que participaron todos los establecimientos hosteleros de La Foz. El certamen se cerró con una verbena.

, ,
Trackback

Sin comentarios por el momento

Disculpe, comentarios deshabilitados.