La inauguración de la temporada del Queso de Idiazabal va acompañada de fiesta en la localidad de Ordizia, y los protagonistas han sido los pastores, las ovejas y el queso.

El tiempo de 2008 no ha ayudado, por ello, los queseros estaban preocupados por si el queso salía un poco insípido, pero al final no ha ocurrido tal cosa. El queso Idiazabal, cuya calidad sigue siendo reconocida internacionalmente cuenta con 28 medallas obtenidas en los World Cheese Awards en 2008.

El honor de cortar la primera loncha del queso joven ha recaído en el cocinero del restaurante La Cocina de Plagaro, Luis Ángel Plagaro, quien ha asegurado que el queso joven de este año es “espectacular”.

Arropado por sus veteranos colegas de profesión Juan María Arzak y Pedro Subijana, Plágaro, que forma parte de la nueva generación de restauradores vascos, ha entrado además a formar parte de la Cofradía del Queso Idiazabal durante la presentación del producto nuevo de esta campaña, desarrollado en el centro D’elikatuz.

El cocinero gasteiztarra ha subrayado que el de Idiazabal es uno de los mejores quesos del mundo, que combina con cualquier alimento y que es ecológico. Al cocinero Juan Mari Arzak también le ha agradado el resultado que han obtenido los queseros.

Junto al queso, las ovejas también han tenido su protagonismo en la feria de hoy. A media mañana, unas 2.000 ovejas han recorrido la localidad guipuzcoana recordando la transhumancia de estos animales hacia el monte.

Los pastores y queseros tampoco han faltado, quienes han explicado que por la crisis tal vez, la gente ha mirado más que comprado.

,
Trackback

Sin comentarios por el momento

Disculpe, comentarios deshabilitados.